Sendos proyectos en Rusia y Reino Unido se han convertido en referentes en el ámbito de lo que se denomina crowdsourcing urbano. Es decir, conseguir implicar a la ciudadanía para que participe en la mejora de su entorno, señalando deficiencias en los bienes públicos. Su funcionamiento es muy sencillo: las personas hacen fotos de posibles problemas y las envían a una web con el fin de que las autoridades los puedan solventar.

Estos son los dos casos:
- StreetJournal.org, una iniciativa lanzada inicialmente en Perm y que ya se ha extendido a las principales ciudades rusas. Hay unos 8.000 reportes, de los cuales se han resuelto al menos un tercio.

- Daïsignal, otra iniciativa rusa dirigida a reportar problemas con carreteras y otras infraestructuras públicas en 220 ciudades.

- FixMyStreet, la iniciativa pionera en el mundo, gestionada por una ONG británica y que recopila 1.600 reportes de incidentes como cubos de basura desbordados, aceras rotas y graffitis.

- oGob Navarra, es una aplicación móvil que permite enviar incidencias de cualquier sitio de Navarra, existiendo el compromiso por parte del Gobierno foral de encauzarlas hacia la institución competente. Aseguran haber recibido casi 700 desde su apertura hace seis meses. Eso sí, en la web no hay constancia de su solución, con lo que no existe tanta presión.

Deja un comentario